¿Sabías que pasamos el 90% de nuestro tiempo respirando el aire interior de nuestra casa?

De acuerdo a la EPA (United States Envorinmental Protection Agency) una persona puede pasar en promedio el 90% de su tiempo respirando aire interior, ya sea en su oficina, casa o en algún edificio o recinto cerrado. Pero, a diferencia de lo que muchos pensamos, este aire interior está de 2 a 5 veces más contaminado que el aire exterior.

¿cuáles son las razones para esta mayor concentración de polución interna? Además del polvo, mugre y hongos encontrados en muchos rincones de la casa, los materiales sintéticos utilizados para fabricar los muebles, tapetes, cortinas, productos de aseo personal y para la limpieza del hogar también contribuyen a la calidad del aire interior. Éstos van poco a poco soltando en el aire compuestos orgánicos volátiles (COV), conocidos por ser químicos muy tóxicos que se quedan en el ambiente y luego al respirar los inhalamos y entran en nuestro cuerpo.

No todos los COV son dañinos, pero muchos han sido relacionados con ciertos males, desde deficiencias neurológicas y daños en los orgános hasta cáncer. Recientemente un estudio realizado en Australia correlacionó la exposición de COV en el hogar con un aumento en los casos de asma.

Pequeños cambios hacia un hogar con aire más limpio

- Abre las ventanas por unos minutos cada día. Así dejas que el aire circule y se refresque la casa. Preferiblemente hazlo entre las 11 am y las 3 pm cuando el aire externo es menos contaminado.

- Compra productos libres de COV, que no contengan fragancias, ni fosfatos. Si introduces algo con aroma en tu hogar déjalo respirar afuera por unas horas mientras el olor va desparaciendo.

- Al cocinar utiliza diferentes técnicas de ventilación tales como abrir las ventanas o prender el extractor de humo.

- Evita entrar polvo o mugre de la calle, la forma más fácil de hacerlo es entrando a la casa sin zapatos.